fbpx

Convierte tu armario en un armario inteligente

 

“En el armario lo que no se ve no se usa”

Andrea Amoretti

 

La moda ocurre cada mañana cuando te levantas y eliges qué te vas a poner, ahí es cuando defines tu estilo.

En nuestro armario debemos tener ropa que refleje nuestra realidad personal y profesional, y nuestra personalidad. Descubrir lo que mejor te sienta y potenciarlo, igual que disimular tus puntos débiles, es básico para definir tu vestuario y tu armario.

Para conseguir tener a raya tu vestuario y crear tus mejores looks de forma rápida e inteligente, es importantísimo hacer una limpieza y descartar piezas que ya no te sientan bien. Por eso, y aprovechando que nos encontramos en momento de cambio de temporada, compartimos nuestros trucos para convertir tu armario en un armario inteligente.

¿Empezamos?

¿Cómo convertir en un armario en un armario inteligente?

1. INSPECCIÓN A FONDO

El primer paso para conseguir un armario muy top es realizar una inspección a fondo. No es una tarea fácil y es recomendable escoger un domingo o un día libre porque ocupa unas horas y está bien que se haga de manera tranquila y consciente para obtener buenos resultados.

Lo primero que debe hacer una mujer decidida a renovar su vestuario y transformar su armario es sacar toda la ropa fuera y realizar una inspección detallada de todo lo que se ha ido acumulando a lo largo de la vida.

Una vez que tengas todo fuera empieza a hacer montones: 

El montón a)

A este montón nosotras le llamamos el montón positivo, y será donde pondrás toda esa ropa que te gusta y con la que estás satisfecha. Aprovecha que tienes toda la ropa fuera para hacerte conjuntos y colócalos de vuelta en el armario juntos, así pensaras menos lo que te tienes que poner la próxima vez y tendrás ideas de cómo combinar las distintas prendas.

Lo que veas que no te combina con nada colócalo en el montón b. 

El montón b) 

Este es el montón más importante porque tus próximas compras tendrán como objetivo complementar todas estas prendas. Lo que contiene es todo aquello que está en buenas condiciones y te gusta pero que no sabes cómo combinar porque lo has comprado desparejado. Piensa que le iría bien a cada prenda y apunta en un papel las prendas que necesitas para completar tu vestuario. Antes de comprar conjuntos nuevos completa tu vestuario actual. Prohibido comprar nada nuevo hasta que no realices esta tarea 😉

El montón c) 

Este montón es el más duro de asesinar y si querida, contiene todas esas camisetas con nombres de universidades, ciudades, esas prendas que nos regaló un novio a los 15 años, un pantalón que nos valía a los 18 pero que guardamos por si acaso ocurre un milagro en nuestro cuerpo, etcétera o vuelve la moda de tu adolescencia. Siento decirte que esto es muy difícil que ocurra así que nuestro consejo es que este montón vaya directamente ¡FUERA! 

El montón d) 

Este es el montón de la desidia y de la pereza. Es una buena oportunidad para que ejercites tu fuerza de voluntad, lo metas todo en bolsas y lo lleves a arreglar. Lo has adivinado y es que estamos hablando de toda esa ropa maravillosa que no te pones porque le falta un botón, necesita desesperadamente una tintorería, tiene el dobladillo roto, o que necesita desesperadamente un planchado, etcétera.  No tengas pereza y hazlo ahora, antes de devolverlo al armario.

El montón e) 

En este pondrás toda la ropa que está en perfecto estado pero que te has puesto una vez en tu vida o que no te pones desde hace años. La mejor solución en estos casos es pensar que si una prenda no te la has puesto en las dos últimas temporadas significa que no te la vas a poner nunca más, así que la coloremos en el montón e.

Y con este montón, que va a ser el que incluye esas prendas que no van a volver a tu armario, vas a hacer felices a tus hermanas, amigas o a otras mujeres que lo puedan disfrutar.

Lo que tú no usas puede ser un tesoro para otra, así que dónalo. También puedes llevarlo a una tienda de segunda mano y conseguir algo de dinerillo como recompensa.

Si te decantas por la primera, la de cederlo a tus amigas o hermanas, puedes organizar una tarde de mujeres y poner en común los montones de cada una. Seguro que os podéis intercambiar prendas y beneficiaros de esta experiencia divertida. 

Como último consejo me gustaría decirte que no acumules ropa y que no compres cosas innecesarias. Es imprescindible que seamos conscientes y que además de tener un armario inteligente que nos haga la vida más fácil, seamos responsables con el planeta y la producción en masa. Así que piénsalo bien antes de comprar y piensa en lo que comentábamos al principio: inspecciona bien tu armario antes de devolver toda la ropa sin pensar de nueva a tu armario.

No acumules, vivirás mucho más ligera y ayudarás a otras personas y al planeta.

2. CÓMO ORGANIZAR TU AMARIO

Cómo organizar las prendas y accesorios 

El próximo reto al que tenemos que enfrentarnos, una vez hayas realizado la inspección es organizarlo.

La manera en la que organices tu armario marcará la diferencia. Si todas tus prendas están colocadas adecuadamente te será más fácil encontrarlas, decidir lo que te pones, sacarás más provecho a tu ropa y perderás menos tiempo. 

Generalmente los armarios se dividen en lugares para colgar, altillos, cajoneras y en ocasiones en huecos inferiores que suelen servir para colocar los zapatos. Aparte se complementan con cómodas, zapateros, etcétera. 

Lo primero que harás aprovechando que tu armario está vacío y toda tu ropa reposa en montones en tu cama será limpiarlo bien por dentro. Añadirás colgantes que le den un olor agradable, colocarás bolitas de madera con olor en los cajones, saquitos de lavanda en la zona dedicada a tu ropa de dormir y ropa interior… Después pasarás revista a tus perchas y comprobarás que están en perfecto estado. Desecha las que no te sirvan. Las perchas son fundamentales para la conservación de las prendas ya que si no son las adecuadas las deformaran. A nosotras nos gustan las perchas de madera para las chaquetas, los pantalones y los trajes. En cambio, preferimos las de metal para las camisas y los vestidos ligeros de verano. Las faldas siempre debes colgarlas de perchas especialmente indicadas para esta función de manera que no se marquen con antiestéticas rayas de plisado. Con los pantalones ocurre lo mismo. Si son de un material resistente y grueso puedes doblarlos, pero sin son muy finos plantéate la posibilidad de colgarlos de perchas de metal para pantalones, para que no se marquen. 

Ahora que ya tienes un armario limpio, perfumado y con las perchas adecuadas estás preparada para recibir todas las prendas y colocarlas ordenadas de nuevo en el armario.

Trajes de chaqueta

Empezarás por los trajes de chaqueta, si es que tienes. Hay perchas especialmente diseñadas para colgar la falda o el pantalón en la parte de abajo y colocar la chaqueta en la parte de arriba. Coloca todos los trajes que tengas uno al lado del otro guiándote por su color. Los trajes negros con los negros, los azules con los azules, los de raya diplomática juntos y así sucesivamente. Divídelos también según sean trajes de chaqueta pantalón o trajes de chaqueta con falda. 

Las chaquetas 

Las chaquetas que no forman parte de ningún conjunto irán a continuación, clasificadas igualmente por colores y diferenciando las más formales y las más informales.

Las camisas 

Las camisas colócalas a continuación de las chaquetas. Divídelas por colores y reserva las que sean más de vestir o de noche, esas deberás colocarlas juntas. Además, trata de colocarlas dependiendo si las utilizas para el trabajo o son de sport. 

Los pantalones 

Lo primero que tienes que hacer es dividirlos en pantalones de sport y pantalones de vestir. Después cuélgalos unos al lado de otros por colores como hemos hecho con el resto de las prendas. Si no tienes mucho espacio para colgar recuerda que algunos pantalones como los vaqueros puedes doblarlos y colocarlos en una repisa. Los pantalones para hacer deporte como chándales o los pantalones jogging o leggins también puedes doblarlos en un cajón o estantería para así maximizar tu espacio. 

Las faldas 

Con las faldas vas a hacer tres divisiones, una por colores, otra por largos y otra por tejidos. Coloca prioritariamente las faldas por tejidos ya que es lo que más marca que tipo de falda vas a utilizar, después guíate por los colores y por último por los largos. 

Las camisetas y los tops 

Tienes que guardar las camisetas y los tops en estanterías y cajones. Debido a que su número debe ser elevado, y suelen ocupar muy poco espacio, debes ser especialmente cuidadosa para clasificarlas y así saber exactamente lo que tienes y con que combinarlas. Divídelas en estilos y colores. Coloca todas las camisetas clásicas de algodón en una parte y los tops con más estilo en otra. Colócalas por colores para que cuando necesites una camiseta beige o un top verde sepas inmediatamente cuáles son tus opciones. (sino tienes sitio, puedes enrollarlas y colocarlas en cestos)

Los jerséis y las chaquetas de punto 

Con la excepción de los twin sets que son aquellos conjuntos de punto compuestos de camiseta y chaqueta que podéis colgar, el resto de tus jerséis debes doblarlos cuidadosamente y colocarlos apilados unos encima de otros en un cajón o estantería clasificados por colores y volumen. Separa los jerséis finos indicados para poner debajo de una chaqueta de los jersey gruesos que combinan mejor con la ropa de sport y que no suelen admitir chaquetas por encima debido a su grosor. 

La ropa de fiesta 

Este tipo de ropa no vas a utilizarla todos los días, de modo que puedes buscar un armario aparte que no suelas abrir mucho para guardarla. Intenta guardarla siempre en fundas especiales para mantenerlas impecables. Puedes guardar también en el mismo lugar los zapatos y bolsos con los que te suelas poner con estas prendas, así será más fácil que sepas rápidamente donde tienes todo. 

Los pañuelos y los fulares

Son parte fundamental de nuestro vestuario. Colócalos de acuerdo a su tejido y a su color en una estantería, no te ocuparan mucho sitio, pero es fundamental que los tengas ordenados para seleccionar rápidamente lo que vayas a ponerte. También puedes tenerlos en una percha de puerta colgados ya sea en la misma puerta del armario o de la entrada a la habitación o vestidor.

La ropa interior 

Debes colocar la ropa interior por colores y tejidos. Pon toda la ropa de algodón junta. Los conjuntos de encaje por otro lado y ordénala en conjuntos, cada braguita con su sujetador. Si tienes partes de arriba y de abajo que vayan sueltas y no coordinen sepáralas en partes de arriba y de abajo y ordénalas por colores. 

Las medias y los calcetines 

Las medias y los calcetines deben guardarse separados de la ropa interior. Si no dispones de mucho espacio puedes hacerte con dos cajas amplias que colocaras estratégicamente en alguna estantería de tu armario. Reserva una para las medias y otra para los calcetines. Guarda los calcetines por pares y cuando los laves hazles un nudo, así no acabaras con un montón de calcetines desparejados. 

Los bolsos 

Divídelos en estilos. Coloca por un lado los de diario, por otro los más sport, y deja otro espacio para los de fantasía. Una buena opción es hacerte con una estantería colgante de plástico, estrecha, de las que puedes colgar de tu barra de armario para colocar los bolsos. 

Los zapatos 

Si puedes tener un lugar destinado a tus zapatos donde puedas almacenarlos en cajas, esta es una buena opción para mantener todos tus zapatos bien ordenados. Un truco para no tener que abrir todas las cajas cuando estas buscando que ponerte es hacer una foto de los zapatos que están en el interior de la caja y pegarla en la base de la caja, así te acordaras fácilmente de todos los modelos que tienes y sabrás como combinarlos con facilidad. También puedes buscar zapateros con la parte de delante trasparente que te permitan ver el interior.

Otra opción es hacerte con un mueble zapatero. No ocupan mucho sitio y puedes colocarlos en un rincón o incluso en el baño. 

Una sugerencia a la hora de mantener tus zapatos es que inviertas en hormas para las botas y los zapatos, otra opción es ponerles papel de seda doblado en las punteras. Así alargaras su vida. Guarda también cerca una cajita con cepillos, betún, grasa de caballo y sprays, en definitiva, todo lo que necesites para mantener tus zapatos limpios y cuidados.

Los cinturones 

Cuélgalos en un colgador especial de cinturones. Puedes encontrarlos con facilidad en cualquier gran almacén o tienda especializada. 

Y listo, ya tienes tu armario limpio, ordenado e inteligente. Un aliado indispensable para conseguir looks más rápido y sin esfuerzo. Y sobre todo para aprovechar el espacio, no acumular ropa innecesaria y ser mucho más feliz con tu armario.

¿Empezamos?

Escríbenos si tienes dudas o no sabes por donde seguir. Aquí estamos para hacer la vida más fácil y mucho más optimista.

¡Compartir esta Entrada!

Sobre el Autor: Maria Lopez

1 Comentario

Dejar comentario

Su correo electrónico no sera publicado.

Sí, porfa
1
¡Bienvenida! ¿Puedo ayudarte en algo?
El CocoTeam al habla
¡Aloha!
Soy Paula y estoy aquí para ayudarte a encontrar lo que necesitas. ¿Nos ponemos?